Tratamiento de electroestimulación

La electroestimulación muscular (EEM) es una innovación tecnológica de gran ayuda en la mejora de la salud y de la estética corporal. En la actualidad es imprescindible para el aumento del rendimiento deportivo y para la recuperación funcional en caso de lesiones tanto en deportistas como en personas sedentarias.
La aplicación de determinados programas de EEM resulta muy eficaz en contracturas, dolor en cervicales y/o lumbares, codo de tenista, piernas pesadas, calambres, eliminación de celulitis, tonificación muscular... Resultan sencillos de aplicar y proporcionan resultados inmediatos.
Producto disponible en Natural Beauty (Zaragoza)


Efectos beneficiosos:
  • Mayor y más rápido aumento del tono muscular localizado que otros sistemas de entrenamiento (glúteos, abdominales, muslos,…)
  • Mayor volumen muscular que con el entrenamiento con sobrecargas
  • Más aumento de fuerza explosiva que el entrenamiento voluntario
  • Excelente masaje y perfecta recuperación en lesiones (piernas pesadas, contracturas,…)
  • Eliminación de celulitis
  • Vasoconstrictor. Reduce los edemas.
  • Regeneración y oxigenación de tejidos aumentada por cinco
  • Desaparición o reducción del dolor (cervicalgias, lumbalgias, epicondilitis,…)
  • Aumento de la resistencia local por transformación de fibras intermedias en lentas
  • Disminución de lesiones y de fatiga en deportistas

¿Como actúa la EEM?

La elecricidad está en nuestro cuerpo, es utilizada para transmitir las órdenes del sistema nervioso. Para entender la acción de la EEM debemos compararla a la acción muscular voluntaria. En una acción voluntaria el sistema nervioso central envia un mensaje en forma de estímulo eléctrico hasta la placa motora que se halla en el músculo y éste se contrae. La EEM envia el estímulo directamente a la placa motora y logra el mismo resultado: la contracción de las fibras.

Algunos estudios recientes (LIEBER, 1996) demuestran que a una cantidad y naturaleza de trabajo idénticas, sea hecho en voluntario o por EEM, el resultado para el músculo es el mismo.

La EEM permite hacer trabajar selectivamente el tipo de fibras musculares. El parámetro que permite seleccionar el tipo de fibras a reclutar es la frecuencia del estímulo, se mide en Hercios “Hz”. La frecuencia representa el número de impulsos por segundo. En función de la frecuencia (en Hz) aplicada, se obtienen resultados distintos.